• RSS
  • Delicious
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter

Para la calefacción de un automóvil se utiliza el calor que genera el mismo motor, una gran parte de el contenido energético del combustible se pierde en forma de calor durante la combustión, sin embargo una parte de este calor puede utilizarse para el habitaculo, en los autos esto se logra haciendo pasar el refrigerante de el motor por un intercambiador de calor en el que se calienta el aire que puede provenir de el exterior o de mismo interior de el vehículo, posteriormente el aire caliente se hace pasar directamente al habitaculo de el mismo.
La temperatura de el aire del calefactor puede regularse de diferentes maneras, una mediante la cantidad de liquido refrigerante procedente de el radiador.Para mantener la temperatura a nivel constante se usa un termostato.
Otro sistema es dejar que el intercambiador de calor obtenga la maxima temperatura, y luego mediante valvulas, mezclar el aire caliente procedente del intercambiador y mezclarlo con el frió.


El siguiente vídeo muestra el funcionamiento de una caja automática de cambios y las partes de una caja automática de que consta.
Según la marca de el vehículo las cajas pueden variar pero la idea es la misma.

Encendido sin distribuidor

Hay motores que no constan de distribuidor, generalmente se aplica en motores de dos y tres cilindros. Por ejemplo en un motor de dos cilindros, las explosiones ocurren cada media vuelta del cigueñal, para cada pistón se cuenta un juego de bobina, ruptor y capacitor. La única leva que domina el ruptor deberá girar a la velocidad de el cigueñal. Para regular su puesta a punto se debe regular cada ruptor en función al punto muerto superior de cada cilindro. Si el motor es de dos cilindros sean paralelos u horizontales opuestos, han de pasar ambos pistones por sus respectivos puntos muertos superiores para poder espaciar las explosiones, a una explosión por vuelta de  el cigueñal. de esta manera se obtienen dos chispas simultaneas por cada vuelta pero una se deja perder sin causar perjuicio alguno.